lunes, 15 de mayo de 2017

Día Internacional de la Objeción de Conciencia



La objeción de conciencia es la negativa a acatar órdenes o leyes o a realizar actos o servicios invocando motivos éticos o religiosos. Desde una ética racional que considera que el individuo debe responder en primer lugar al tribunal de la propia conciencia, la objeción de conciencia se define como un derecho subjetivo a resistir los mandatos de la autoridad cuando contradicen los propios principios morales.

En principio, puede plantearse ante cualquier tipo de mandato que se derive del ordenamiento jurídico, como normas médicas u obligaciones tributarias. El supuesto más destacado, no obstante, es la objeción de conciencia al servicio militar. La objeción, por tanto, entra en juego cuando se da un choque —a veces dramático— entre la norma legal que obliga un hacer y la norma ética o moral que se opone a esa actuación. En caso así, el objetor de conciencia, se decanta por el no a la ley, atendiendo a lo que considera un deber de conciencia.
Y un buen ejemplo de Objeción de Conciencia es la película estrenada en 2016 y nominada a los Oscars 2017 "Hacksaw Ridge".  Es un largometraje dramático y bélico estadounidense, dirigida por Mel Gibson y escrita por Andrew Knight y Robert Schenkkan. Su rodaje se realizó durante el  2015. La película está basada en la historia real de un soldado del Ejército de EE. UU. Desmond Doss, un cristiano Adventista del Séptimo Día quién por objeción de conciencia se negó a portar armas durante el conflicto bélico y que, sin embargo, fue condecorado con la Medalla de Honor por el presidente Harry S. Truman, por haber salvado la vida a más de 75 hombres bajo el constante fuego enemigo durante la brutal batalla de Okinawa. Basada en hechos reales.